El criptoprode y otros avances con la tecnología del Blockchain

El criptoprode y otros avances con la tecnología del Blockchain

La combinación no podía fallar. Por un lado, gatitos, que por motivos que los psicólogos tratan de desentrañar tienden a volverse virales en Internet. Por el otro costado, las emergentes criptotecnologías. El resultado de esa combinación fue, en efecto, explosivo: en diciembre, la empresa AxionZen lanzó Crypto Kitties, un juego basado en ethereum (la segunda de las monedas virtuales más populares, luego del bitcoin) en el cual se pueden adquirir gatitos virtuales, que son únicos, se crían y tienen descendencia cuando se cruzan. En Japón fueron furor, recaudaron más de seis millones de dólares en las primeras tres semanas (un “criptogatito” llamado Génesis llegó a venderse en US$115.000), colapsaron la red de transacciones de Ethereum y AxionZen levantó recientemente US$12 millones adicionales.

“Cada token (moneda) es un gato diferente. El juego está muy bien armado, ya que tener un gato macho y una hembra genera otro token, que es un gato-hijo, que sigue cierta genética”, explica a la nacion el emprendedor Federico Goldberg. Inspirado en esta idea, Goldberg y sus dos socios están lanzando desde Buenos Aires por estos días una suerte de “criptoprode”. “Hace ya varios años que estamos en el mundo de blockchain (la red descentralizada que está detrás del bitcoin y de otras criptomonedas). Aprovechando la cercanía del Mundial de Rusia y el furor que genera, decidieron armar un juego de pronósticos para los partidos a partir de un contrato inteligente en la red ethereum. “De esta manera, quienes apuestan saben que no habrá intervención humana en la ejecución y se aseguran de que no habrá robos ni estafas”, cuentan los organizadores de la primera criptocopa.

¿Cómo funciona el esquema? Los jugadores envían ethereums a un contrato inteligente y llenan sus 64 predicciones de mundial. Cada jugador recibe a cambio un token que contiene sus predicciones. Al final del Mundial, hay una tabla de posiciones donde los primeros tokens (según los pronósticos) se llevarán un porcentaje del pozo. Al mismo tiempo, durante el Mundial habrá un mercado de tokens donde los jugadores podrán comprar y vender sus activos especulando con el pasado (algunos partidos ya habrán ocurrido) y el futuro de sus predicciones. Al igual que con CryptoKitties, los tokens que se utilizan se llaman en la jerga técnica ERC 721 y tienen la particularidad de ser distintos unos a otros.

Goldberg y sus socios se focalizaron durante años en el mercado de bitcoins, pero con la caída de la cotización de fines de 2017 y principios de 2018 buscan nuevos horizontes dentro del criptomundo. El bitcoin llegó a valer cerca de US$20.000 dólares por unidad en el pico de la burbuja, luego el valor se desplomó a menos de US$7000 y en la actualidad la cotización no logra remontar. La caída en desgracia de la principal moneda virtual hizo que varios medios especializados de prestigio (como The Economist) lo dieran por terminado, al igual que economistas de renombre como Nouriel Roubini. Cuando parece que la peor ola ya pasó llegan nuevas noticias inesperadas: días atrás un equipo de investigadores alemanes presentó un estudio en el que encontraron enlaces a pornografía infantil encriptados en blockchain, lo que vuelve eventualmente ilegal su tenencia para cualquier usuario.

Lo mejor de ambos mundos

Más allá de la caída en la cotización del bitcoin, el criptomundo local sigue generando nuevos negocios y oportunidades. Hay iniciativas de blockchain ya en empresas grandes, como Tarjeta Naranja, y en el Estado, como la encriptación del Boletín Oficial. En los últimos meses se cerraron tres ICO (ofertas públicas en criptomonedas) multimillonarias: Ripio, con más de US$40 millones; y Maecenas, con US$10 millones. Otras firmas como Rooststock RSK, Koinbankx y Waba están estudiando este tipo de fondeo para avanzar en esta línea.

“Hay una ventana para liderar el mercado mundial haciendo ICO como securitiesregulados”, explica Ariel Arrieta, de NXTP Labs. Arrieta cree que esto podría hacerse en la Argentina regulando los procesos de registración y la información que deben presentar las compañías, y con la CNV o la Sepyme como autoridades de control.

Se trata de un debate muy caliente en todo el mundo y formó parte de la agenda de discusión de la reciente reunión local que convocó a los ministros de Economía y Finanzas del G-20.

Entre otros países a la vanguardia, Suiza hoy aspira a ser algo así como un criptovalley; Gibraltar busca ese posicionamiento para volverse relevante en la Unión Europea, y Singapur puso quinta marcha porque no quiere que Hong Kong le gane la carrera. En América Latina, México acaba de sacar una ley Fintech que espera reglamentar las ICO y Uruguay formó un think tank para proponer un modelo. Pero, en la región, la Argentina es el mayor nodo de criptotalento, que se formó en buena medida durante el cepo de Guillermo Moreno, con el desafío de construir opciones para saltarlo.

Blockchain está también de moda. “Nos pasa mucho que nos llaman de empresas diciendo: ?Mi jefe quiere hacer tal cosa con blockchain‘. Cuando les explicamos que eso se puede resolver con un contrato simple, nos responden que su jefe quiere que sí o sí sea con blockchain“, cuenta Cristian Bruno, founder tecnológico de Bitex, una firma argentina que opera con bitcoins. La tira cómica Dilbert se hace un festival con este tema: el jefe Pelopunta le dice a Dilbert (ingeniero) que quiere hacer algo conblockchain, a lo que Dilbert (para probar si realmente sabe del tema) le pregunta de qué color le gustaría que fuera el blockchain. “Malva estaría bien”, cierra Pelopunta.

¿Cuál es el motivo por el cual hay tanta gente muy inteligente diciendo que estamos en presencia de una revolución de similar magnitud a la del inicio de Internet, y del otro lado gurúes, funcionarios y medios muy reconocidos bajándole el precio al fenómeno? Para Bruno, para apreciar el potencial de blockchain hay que mirarlo en forma multidisciplinaria: “Si se lo analiza solo con el prisma de la economía o de las matemáticas, el rompecabezas no cierra”, argumenta. Para Manuel Beaudroit, de la misma empresa, la burbuja del bitcoin de fines de 2017 fue algo similar a “un adolescente al que de golpe le crecen mucho algunas partes del cuerpo y otras no” y, por lo tanto -como sostienen muchos jugadores de la criptozona-, el derrumbe fue una depuración que a la larga no va a venir mal, aunque no opinen lo mismo quienes entraron a 12.000, 14.000 o 18.000 dólares por unidad.

Martín Hagelstrom, líder de todas las iniciativas con blockchain para la región de IBM -que días atrás anunció un centro en San Pablo para esta tecnología con una inversión de US$5,5 millones- cree que en esta avenida de cambio exponencial se dará la máxima de Bill Gates: sobreestimamos el cambio a un año y lo subestimamos a diez años. “Si el comienzo es lento es porque necesitan sentarse a coordinar jugadores que muchas veces son competidores entre sí o con intereses opuestos. Pero una vez que arranca, el despliegue es mucho más rápido de lo que se suele estimar”, afirma.

Los propios “criptogatitos” del principio de la nota, que explicados en un párrafo pueden parecer una tontería, son la punta del iceberg de un modelo nuevo, que trae posibilidades infinitas. Básicamente, blockchain es un mecanismo que permite crear “escasez” en el mundo digital -cada activo es único y no se puede replicar-, que es uno de los pilares del sistema capitalista. De alguna manera, esta tecnología tiende un puente gigantesco entre el terreno digital y el real, combinando lo mejor de los dos mundos: los activos digitales pasan a tener propiedades del mundo real como la escasez; y los reales pueden comercializarse mucho más fácilmente, con criptoanclajes, con la sencillez de mandar un correo electrónico.

Fuente: www.lanacion.com.ar

Por: Sebastián Campanario