¿Que son las ofertas iniciales de monedas (ICO)?

Una Oferta Inicial de Monedas o ICO (Initial Coin Offering, del inglés), es un mecanismo de financiamiento de un proyecto o empresa realizado a través de Internet mediante la venta multitudinaria de un criptoactivo. Es un caso de uso del crowdfunding, el cual es un método de financiar un proyecto o empresa mediante la recaudación de muchas pequeñas cantidades de dinero desde un gran número de personas, típicamente por Internet. El término puede ser análogo con “venta masiva” o crowdsale.

FUNCIONAMIENTO DE UNA ICO

En una ICO, el proyecto en búsqueda de dinero emite una cierta cantidad de criptoactivos o tokens encima de una plataforma blockchain previamente existente, como Bitcoin, Ethereum o Waves, y los entrega a los inversionistas a cambio de criptomonedas o de, en escasos casos, dinero fiduciario como el dólar o el euro. Toda la operación se realiza utilizando contratos inteligentes que se encargan de automatizar el proceso de distribución de tokens en función de los requerimientos establecidos por el dueño de la ICO. Así, al cumplirse la condición de pago, el contrato asigna y envía a la cartera del inversionista la cantidad de tokens correspondientes automáticamente.

La empresa o proyecto recibe criptomonedas, altamente líquidas, y a cambio el inversionista recibe criptoactivos utilizables en la plataforma e intercambiables por otros.

Estos contratos son auditados, o desarrollados, por empresas especializadas (Zepellin Solutions por ejemplo), usando patrones de seguridad de nivel industrial y mejores prácticas, con el objeto de garantizar que el código trabaje según se espera, eliminando los errores y potenciando la seguridad.

El procedimiento de participación en una ICO puede variar desde incluir el registro previo del participante y un estimado de su inversión o simplemente llevarlo al sitio web a realizar la compra del criptoactivo.

Las primeras ICOs, como la de Mastercoin o Ethereum, constaban de una sola fase o periodo de ejecución y ofrecían un bono a los inversionistas por su participación temprana, el cual era accesible a cualquiera. Las ICO más recientes se ejecutan usualmente en dos fases, una primera llamada pre-ICO, pre-venta o colocación privada, cuyo objetivo es levantar tanto dinero como sea posible de inversionistas privados durante este periodo no “público”, ofreciéndoles un descuento o bonificación mayor al de aquellos que participen en la segunda fase o ICO, por estar dispuestos a asumir el riesgo de dar una gran cantidad de dinero a un proyecto inmaduro.

La plataforma más usada para realizar ICOs es la blockchain de Ethereum, por dos razones básicas: la facilidad de creación de los token ERC20 compatibles y de automatización del proceso de distribución de los tokens a través de contratos inteligentes soportados por esta blockchain. Otra plataforma muy usada y diseñada especialmente para la creación de tokens es la blockchain Waves.

El protocolo ERC20 es un método estándar que garantiza la interoperabilidad entre tokens. Si todos los tokens creados en la red Ethereum utilizan el mismo estándar, esos criptoactivos serán fácilmente intercambiables y podrán trabajar inmediatamente con aplicaciones descentralizadas (dApps) que usan el estándar ERC20. Lo que hace a un token “estandarizado” es que utilice un cierto conjunto de funciones, que faciliten su integración en los proyectos con menos temor a errores. Si varios tokens se comportan de forma similar, llamando a las mismas funciones de la misma manera, entonces una dApp puede interactuar más fácilmente con diferentes sub-monedas.

DIFERENCIAS ENTRE UNA IPO Y UNA ICO

Una Oferta Pública Inicial o IPO (Inicial Public Offering) es el proceso de venta por primera vez de una porción de las acciones de una empresa al público en el mercado de capitales, convirtiéndose sus compradores en accionistas de la empresa. Por el contrario, la ICO vende un criptoactivo o token utilitario que no representa capital accionario en la empresa o proyecto, pero permite a su tenedor interactuar en la plataforma a ser lanzada de la forma en que los creadores lo dispongan (por ejemplo, accionando una instrucción o generando un activo digital en un juego) e intercambiarlo en el mercado por otros criptoactivos o dinero fiduciario. Además, el token puede representar un derecho de propiedad o de regalías sobre los beneficios de un proyecto o empresa, según acuerde el emisor.

CARACTERÍSTICAS

Las principales características de las ICO como fuente de financiamiento para proyectos y startups son, entre otras:

Globalidad: al usar Internet como medio de acceso a la venta masiva, cualquier persona en cualquier parte del mundo puede invertir sin más limitaciones que las establecidas en la ICO.

Facilidad: los inversionistas pueden pactar directamente en la plataforma sin necesidad de brokers o corredores de bolsa como intermediarios, en cualquier momento durante la ICO.

Inversión ilimitada: los inversionistas pueden realizar grandes o pequeñas compras de los tokens ofertados, limitadas solo por las condiciones que los dueños de la ICO impongan. Los grandes inversionistas incluso pueden comprar en la pre-ICO, asegurándose así mejores descuentos o promociones.

Poca regulación: Otra gran diferencia de las ICO con las IPO es que existe poca regulación de éstas en el mundo, por lo que la protección del público inversionista es mínima o inexistente. La regulación de las IPO obliga a los promotores de la IPO a revelar, inicial y periódicamente, un conjunto de información relevante del negocio, sobre sus operaciones comerciales, situación financiera, resultados operativos, factores de riesgo y gestión. Hasta ahora las ICO están prohibidas en China y Corea del Sur y reguladas en Estados Unidos como valores (securities).

MODELOS DE VENTA DE TOKENS O ICO

Desde la ICO de MasterCoin (hoy Omni Layer) en el año 2013, la primera ICO de la historia, la cual recaudó 500 mil dólares en BTC para ese momento, han surgido otros mecanismos de venta de tokens diferentes que pretenden corregir las deficiencias de los primeros modelos. Entre estos mecanismos se cuentan la venta limitada, la venta ilimitada, la venta limitada hibrida, la subasta holandesa inversa, la subasta Vickrey, reembolsos proporcionales y muchos otros mecanismos. Se describen a continuación algunos de estos mecanismos, según análisis de Vitalik Buterin, creador de Ethereum.

ICO de venta limitada (capped sales): en la cual se venden un número fijo de tokens a un precio fijo y, por lo tanto, a una valoración fija. Este esquema fue el usado en las ventas masivas de criptoactivos de MasterCoin, MaidSafe, WeTrust y otros, con diferentes niveles de éxito, producto del uso de una o varias criptomonedas como forma de pago, pues esto generó pérdidas económicas para algunos de los inversionistas debido a las fluctuaciones cambiarias entre las monedas de pago.

Durante 2016 y principios de 2017, el diseño de venta limitada fue el más popular. Las ventas limitadas tienen la propensión a ser suscritas en exceso por los interesados, por lo que hay un gran incentivo para entrar primero, lo cual los lleva a pagar altas comisiones transaccionales para comprar de primeros, trayendo como consecuencias alta concentración de tokens en pocas manos, muchos interesados frustrados y mineros eufóricos. Ejemplos de este modelo de ICO fueron First Blood, que recaudó 5,5 millones de dólares en 2 minutos, y BAT (Basic Attention Token), 35 millones de dólares en en 30 segundos.

ICO de venta ilimitada (uncapped sales): en la cual se venden tantos tokens como los inversionistas desean comprar. El no tener límite en la emisión de monedas da a los participantes una gran incertidumbre sobre la valoración a la que están comprando, amén de presentar a los emisores como codiciosos. Es probable que muchas personas deseen pagar $10.000 por una determinada cantidad de tokens de una ICO, si supieran a ciencia cierta que esta cantidad representa el 1% de todas las fichas de existentes. Pero muchos de ellos se sentirían recelosos si compraran una cantidad de, digamos, 5.000 tokens de la ICO, sin tener idea de si el suministro total será de 50.000, 500.000 o 500 millones.

Subasta holandesa Inversa: es una venta limitada, con un límite de X millones de dólares. Sin embargo, la porción de tokens que realmente se les daría a los compradores depende de cuánto tiempo tarde la venta en finalizar, es decir, en cuanto tiempo se alcance el límite. Por ejemplo, si finaliza el primer día, solo 5% de los tokens se distribuirán entre los compradores y el resto lo retendrá el equipo de la ICO; si termina el segundo día, sería 10%, y así sucesivamente.

El objetivo de esto es crear un esquema en el que, si compra en el momento T, está garantizado que compra en una valoración que es como máximo 1/T. El objetivo es crear un mecanismo donde la estrategia óptima sea simple. Primero, usted decide personalmente cuál es la valoración más alta que estaría dispuesto a comprar (llámese V). Entonces, cuando comience la venta, no compre de inmediato; más bien, espere hasta que la valoración caiga por debajo de ese nivel, y luego envíe su transacción.

Hay dos resultados posibles:

La venta se cierra antes de que la valoración caiga por debajo de V. Entonces, usted está contento porque se quedó fuera de lo que pensaba que era un mal negocio.

La venta se cierra después de que la valoración cae por debajo de V. Luego, usted envió su transacción, y usted está contento porque ingresó a lo que pensó que era un buen negocio.

Sin embargo, muchas personas predicen que debido al “miedo a perdérselo”, muchas personas simplemente comprarían “irracionalmente” el primer día, sin siquiera mirar la valoración. Y esto es exactamente lo que sucede: la venta termina en unas pocas horas, con el resultado de que se alcanza el límite de X millones de dólares y solo un pequeño % de los tokens (~ 5%) se distribuye entre los compradores, quedando la mayoría en poder del Equipo de la ICO. Esto conlleva al riesgo de que podrían actuar como un banco central con la capacidad de manipular en gran medida los precios de la criptomoneda.

UN BUEN MECANISMO DE VENTA DE TOKENS

De las críticas a los modelos de venta implementados hasta ahora, Vitalik llega a una lista de propiedades deseadas que debería tener una ICO para ser justa, democrática y eficiente en términos económicos. Algunas propiedades naturales incluyen:

  1. Certeza de la valuación: si participa en una ICO, debe tener certeza sobre al menos un límite en la valoración (o, en otras palabras, un piso sobre el porcentaje de todos los tokens que está recibiendo).
  2. Certeza de participación: si intenta participar en una ICO, debería poder contar con poder hacerlo.
  3. Limitar la cantidad a recaudar: para evitar ser percibida como codiciosa (o posiblemente para mitigar el riesgo de atención regulatoria), la venta debe tener un límite en la cantidad de dinero que pretende recaudar.
  4. Sin banca central: el emisor del token en venta no debería poder terminar con un porcentaje inesperadamente grande de los tokens, que le daría control sobre el mercado.
  5. Eficiencia: la venta no debe generar ineficiencias económicas sustanciales o pérdidas irrecuperables.

Si bien estas propiedades suenan razonables, son difíciles de alcanzar por ser mutuamente excluyente en su ejecución: la (1) y la (2) no pueden ser satisfechas simultáneamente y, al menos sin recurrir a trucos muy astutos, (3), (4) y (5) no pueden ser satisfechas simultáneamente, por lo que Vitalik indica que la búsqueda de la mejor ICO continúa.

Fuente: www.criptonoticias.com